Motos custom

Harley Davidson Ultra Classic a prueba

Harley Davison esa marca norteamericana que sigue a la fecha aferrándose a mantener intocable su espíritu y legado de motocicletas que más allá de ser un producto se han vendido como un estilo de vida ‘rebelde’, pero las nuevas generaciones exigen más, desde prestaciones hasta seguridad. En el caso de la Ultra mantiene un diseño custom, y apariencia clásica pero ofrece al usuario mejor respuesta.

Nos dimos cita en la agencia de Harley Davidson de Santa Fe (Ciudad de México), donde como buenos ‘moteros improvisados’ decidimos a dónde ir en ese momento, queríamos ir a un lugar cercano pero que tuviera cierta zona de curvas pero también largas rectas, así que la opción fue Tequesquitengo, Morelos.

Para la ocasión invitamos acompañante en la moto ya que para eso está destinado el concepto de la Ultra, viajes largos en pareja. Al principio fue algo complicado acostumbrarse al peso y tamaño de la moto, el tránsito en la ciudad resultó ser algo complicado por las dimensiones haciendo que nos olvidáramos en gran parte del tiempo de poder meternos por algún espacio.

La unidad que probábamos contaba con frenos ABS (opcionales), lo cual es un gran acierto debido al peso y la inercia que la moto puede ganar al rodar por lo que bloquearla no es tan difícil, en nuestro caso la marcha fue tranquila, con un rango adecuado para el giro pero también ayudaba la altura de la misma que nos permitía en todo momento apoyar bien los pies, dando así más confianza.

El primer tramo que tomamos de carretera fue rumbo a Cuernavaca por la carretera libre, para los que la conocen cuenta con curvas cerradas y algunos puntos de velocidad, por lo que fue la primera prueba real para nosotros. La Ultra Classic pesa 413 kg (…) pero el bajo centro de gravedad permitía acostar la moto sin mayor problema para enfrentar las curvas, además el propio peso servía para dar mayor estabilidad por lo que nos transmitía confianza.

Si en curvas se sentía estable imaginen en las rectas de las autopistas, sólo podría comparar sin tratar de ser despectivo que el transitar a velocidad crucero era como ir en un sillón con ruedas, el deflector delantero corta el aire para que no afecte ni al conductor ni al pasajero, en este punto el motor 1690cc es contundente y recupera velocidad de gran manera sin contar con la aceleración que es buena tomando en cuenta todo el conjunto.

Por si les causa duda logramos levantar 160 km/hr sin problemas de turbulencia o ruido excesivo.

La calidad de marcha durante el viaje no sólo se beneficia por la estabilidad de la Ultra, sino que cuenta con elementos que hacen placentero el viaje, como les comenté anteriormente el deflector delantero al ‘partir’ el aire crea un espacio limpio de aire para el piloto y pasajero, el cual es utilizado para poder ir escuchando música que puedes poner desde un CD o vía entrada auxiliar, cabe destacar que el equipo es Harman Kardon.

Al llegar a las inmediaciones de ‘Teques’ nos encontramos con un problema el cual es lógico pero no deja de ser molesto, ya que maniobrar en corto, entre baches o con muchos topes se vuelve algo poco menos que infernal pero también es una cuestión de costumbre y un precio que debemos pagar si queremos devorar grandes cantidades de kilómetros en un día y llegar a nuestro destino con ánimos de festejar.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Cerrar