Tecnología

El volante PEUGEOT: de un simple manubrio a un volante con equipamiento multifuncional

A primera vista, desde el nacimiento del automóvil, el volante ha sido el órgano mecánico que menos ha evolucionado tanto en forma como en función. Sin embargo, nunca ha dejado de cambiar, ni ha intentado liberarse de su forma circular.

Originalmente muy simple y dedicado exclusivamente al control de la dirección, gradualmente se ha vuelto más complejo. Ha crecido al incorporar gradualmente múltiples funciones secundarias: bocina, controles de radio, regulación de velocidad o controles de limitación de velocidad, cambio de velocidades a través de un sistema de control de impulsos, airbag. En cuanto a los materiales de los que ha estado hecho también han cambiado considerablemente. Su marco, inicialmente hecho de madera, se convirtió en acero, luego en aluminio y finalmente en magnesio.

En 2012, el PEUGEOT 208 introduce una gran innovación en el puesto de conducción, al lanzar el PEUGEOT i-Cockpit®. Como elemento central del trio  compuesto por la pantalla táctil y el head up display, el volante se hace compacto. Este rediseño garantiza un mejor agarre, al tiempo que proporciona al conductor un campo de visión aún más claro y un mayor espacio para las piernas. El PEUGEOT i-Cockpit® continúa evolucionando y se ha extendido por el resto de la gama. Hasta la fecha, más de seis millones de usuarios han adoptado esta característica revolucionaria, que se ha mantenido única en el mundo del automóvil.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar