Tecnología

Desarrollan Ford y Lanxess refuerzo híbrido con poliamida de fácil flujo

Los termoplásticos con propiedades de flujo fácil suelen ser ligeramente más caros que los materiales estándar comparables. Sin embargo, ofrecen ventajas en términos de procesamiento, costos de producción y libertad de diseño. Esto se puede ver en el refuerzo altamente integrado producido en tecnología de compuestos de plástico-metal (tecnología híbrida). Además de los paneles de acero, la producción del componente estructural altamente cargado incluye poliamida 6, Durethan BKV30H2.0EF de fácil flujo y reforzado con fibra de vidrio de LANXESS.

El experto en diseño híbrido de LANXESS, Ulrich Dajek, explica que: «nuestra poliamida 6 de fácil flujo puede procesarse a presiones de inyección más bajas. Esto tiene un efecto positivo en los costos de funcionamiento y permite una mayor flexibilidad en términos de selección de máquinas y planificación de producción».

Ford, Montaplast y LANXESS trabajaron en estrecha colaboración desde el proceso de desarrollo para el refuerzo híbrido hasta el inicio de la producción en serie. Además, LANXESS realizó pruebas en el prototipo y en la parte de producción en serie según las especificaciones de Ford.

El refuerzo alberga una unidad de control activo que consta de cuatro persianas de rejilla activas que aseguran un suministro de aire orientado a la demanda al sistema de refrigeración del motor. La tarea principal del diseño híbrido es soportar los sistemas de enfriamiento y mantenerlos en posición.

Como componente plástico para el refuerzo híbrido, la poliamida 6 tiene dos ventajas principales. La primera es que contiene varias conexiones roscadas directas que son más rentables y si están diseñadas con poliamida 6 son significativamente más estables, tienen una vida útil más larga y son más confiables. La segunda ventaja de la poliamida es que soporta las cargas térmicas que surgen cuando se cierran las persianas de la rejilla.

Debido a la alta fluidez de la poliamida 6, las áreas de componentes con geometrías de filigrana se pueden diseñar con paredes más delgadas. «Fue posible reducir el espesor de la pared en aproximadamente un 20 % en las áreas sujetas a cargas más bajas. En comparación con una poliamida 6 estándar con el mismo contenido de fibra de vidrio, esto da como resultado un considerable ahorro de peso», comenta Dajek. Debido a la menor presión de llenado, otro beneficio del material de fácil flujo es que se pueden producir componentes con menores tensiones, minimizando la distorsión.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar