Autos

KIA Seltos una SUV que llegó para quedarse

A principios de este 2020 llegó a México la KIA Seltos una SUV  que llegó para quedarse. A menos de un año en el mercado es el  tercer modelo  más vendido de la marca coreana con 6 mil 758 unidades colocadas a agosto.

Seltos cuyo nombre proviene del hijo de Hércules, con una pequeña variación  en la «S» que representa su esencia sporty tiene como características principales ser un vehículo ágil y deportivo demostrando ser un vehículo ágil y deportivo.

Es una SUV propulsada por un motor a gasolina 1.6 L y cuenta con una versión más deportiva con un motor turbo de 1.4L combinado con una caja de cambio de  doble embrague de 7 velocidades.

Además de las ventajas de su motor cuenta con la distintiva parrillas «Nariz de Tigre» sello original de la marca. En su exterior cuenta con líneas deportivas que le brindan exclusividad.  Sus luces traseras DLR y faros LEAD con Signature Lamps, sinónimo de elegancia en su diseño.

Además tiene un deportivo alerón, techo flotante, rines de 17″ , un diseño de doble escape que aumentan el deportivismo al conjuntarse con las líneas del difusor trasero. Otra de sus virtudes es que tiene una pantalla flotante de 10.25″, una de las más grandes del segmento con conectividad Android Auto y Apple Car Play . También incorpora la opción «Spleet Screen» en donde se pueden dividir las pantallas en tres secciones, y proyectar lo que el usuario necesita  en su cambio diario.

Esta equipada con 6 bolsas de aire en todas su versiones y frenos de disco en las cuatro ruedas. Seltos cuenta con seguridad activa y pasiva como: frenos ABS, sistema de distribución  de frenado (EBD) ; Control de Estabilidad (ESC) ; Asistencia de control de pendientes (HAC) y TSC ayuda a que las ruedas no patinen, brindando una aceleración más segura en situaciones de baja tracción.

 

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar