Autos

Tuning nacido en la competencia para el mercado domestico

La base del tuning de calle son sin duda, los autos de competencia

 

En los pasados dos meses tuvimos la oportunidad de recibir categorías de competencia de talla internacional como lo fueron en principio los autos de rally WRC, continuamos con la visita de los autos de producción del Mundial de Turismos WTCC y por último a los imponentes Grand Am con la sub categoría GT y los no menos llamativos Nascar.

Es comprensible al verlos que la modificación de los autos de calle ya sea de manera estética o funcional nace de la competencia automovilística que se convirtió posteriormente en un mercado de autos estáticos desfilando o presumiendo su sonido y arrancando su motor.

De un tiempo para a la fecha la competencia entre autos de calle tuneados ha regresado como lo que conocemos como Drift, para mayor referencia vean las películas de Fast and Furious. Al fin es preferible ver a estos autos preparados en acción que fijos en un piso de exhibición.

En las competencia que pudimos ver en pista (y bueno en la tierra con los de rally) constatamos la importancia de las mejoras aerodinámicas por ejemplo los gigantescos alerones cúbicos de los WRC, los delgados de los turismos de la GT y Grand Am, o los que salen directamente de la carrocería como en el caso de Nascar.

Estas modificaciones en el plano de competencia tienen una función, mientras que los de calle la mayor parte del tiempo sólo es para verse mejor.

La geometría de un auto rally es rígida y compacta para poder sortear mejor los caminos complicados así como los constantes saltos. La parte inferior es casi una sola placa que evita que las imperfecciones del camino rompan con sus entrañas. El alerón al igual que en todas las demás categorías mantiene balanceado el auto.

Mientras que en la parte delantera cuenta con tomas de aire con filtros que ayudan a dar una mejor dirección en el curveo, enfriamiento del aire y por supuesto mantener en la tierra al auto.

En el caso de los Grand Am la aerodinámica es lo que impera, ya que los autos son más cercanos a un Fórmula, la puesta a punto debe combinar perfectamente la suspensión con los alerones y así optimizar la circulación en las pistas.

Poca carga aerodinámica (menos alerones y menor ángulo de resistencia) da como resultado mayores velocidades pero pierden adherencia en los circuitos llenos de curvas.

La altura de los autos es rasante al piso mejorando así la respuesta, pero también incide directamente sobre la velocidad, (entre más alto el coche es más maniobrable, pero si es bajo es más rápido). Existen muchos factores que influyen en el rendimiento de un auto de competencia como lo es un golpe que afecte la línea de flujo de aire o incluso la suciedad de la pista en el caso de autos con llantas slick (lisas).

Hablando de llantas contamos con distintos tipos para estas categorías, lisas o con dibujo y de esas dos se dividen en suaves, intermedias o duras. Como nos podremos imaginar influirán directamente con la configuración del auto. Llantas suaves dan mejor agarre pero menos durabilidad, mientras que las duras, nos dan más kilómetros pero menor agarre. En caso de lluvia también contamos con llantas para piso húmedo y lluvia fuerte, siendo ambas por lo regular de compuesto intermedio.

 

La categoría GT nos trajo esta ocasión una gran cantidad de autos Porsche, Mazda RX-8 el cual con su motor rotatorio que a la altura de nuestra ciudad no pudo lucir y el Pontiac GTO/GXP (el año pasado vinieron Corvette y Mustang). Estos autos son parecidos a los de calle pero sus motores han sido llevados a mayor potencia. En las fotos podemos apreciar que lo de autos de producción se acaba al ver el interior y los motores con turbos o súper cargadores así como carrocerías con reducción de peso con elementos de fibra de carbón.

De los autos Nascar puedo comentar poco ya que son los más simples de los autos mencionados, además de tener una mecánica que utiliza aún carburador y un bloque gigante de motor al fin una categoría estadounidense. Esta motorización se ha mantenido desde su creación lo cual abarata costos pero les rezaga tecnológicamente y aporta poco a los modelos de calle. Por supuesto que en el apartado de seguridad todos los autos de competencia están hechos para salvar vidas.

Los autos turismo del WTCC son los más cercanos a la realidad de los autos de calle ya que sobre el coche de serie, se monta la jaula de seguridad, se modifica el ancho de vía de las ruedas, la caja de cambios y por supuesto se modifica el motor pero basándose en el de agencia sin agregar turbos excepto el caso de los diesel.

Estos autos son un excelente laboratorio para los usuarios ya que el desarrollo funcional de esta competencia se aplica directamente a las líneas de producción.

Además de todos tener 4 ruedas (…) podemos ver que aun cuando corren en distintos campeonatos las semejanzas de los elementos aerodinámicos son bastantes, por el simple hecho que funciona igual para todos en mayor o menor razón (excepto Nascar).

La utilización de estos elementos en nuestros autos cotidianos puede hacer que se vean mejor (o peor según el buen gusto) pero también implican cambios en el rendimiento del mismo, pero esto será tratado en el siguiente comentario.

Comentarios: ricardo@autocosmos.com

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar