Motos custom

Guía básica para nuevos motoristas

La conducción de una motocicleta demanda una mayor concentración que la de un automóvil

Manejar   una motocicleta es algo muy atractivo y divertido, ya que comúnmente se trata de máquinas veloces y con diseños que pueden enamorar a cualquiera. Es ahí donde una simple recreación resulta en la máxima emoción; además de la practicidad y agilidad que representan para la movilidad.

La conducción de una motocicleta demanda una mayor concentración que la de un automóvil, ya que el conductor requiere de una mayor habilidad, que le permita mantenerse seguro en cualquier circunstancia. Las recomendaciones para quienes apenas se integran al mundo de las dos ruedas son:

1.- Si apenas te integras al mundo de las dos ruedas, lo primero es tomar algún curso de conducción básica de motocicleta. BMW Motorrad ofrece una opción dentro de BMW Rider Training. Es recomendable comenzar con una motocicleta de motorización pequeña o mediana, y de ahí buscar luego una más grande conforme se haya adquirido experiencia.

2.- Al conducir una motocicleta, es conveniente ser sobreprotector con uno mismo al conducir con precaución hasta para el más mínimo detalle, estando muy al pendiente de los demás autos. La mayoría de las motocicletas que se venden, encienden de manera automática la luz delantera cuando están prendidas. En caso de que la motocicleta no cuente con este sistema, vale la pena encender las luces no sólo en las noches, sino en todo momento ya que ayuda a ser más visibles al resto de los autos; además que si la motocicleta cuenta con luces intermitentes, se recomienda activarlas durante la lluvia.

3.- El equipo protector es indispensable, en ciudad se recomienda por lo menos usar: casco para maximizar la protección en la cabeza, guantes para evitar lesiones y raspones en las manos, chamarra protectora y botas o botines que protejan por lo menos hasta la altura de los tobillos. En carretera se recomienda usar: casco abatible o cerrado para maximizar la protección de la cara, guantes, chamarra con protección en hombros, espalda, y codos, pantalones especiales para motocicleta con protección en cadera y rodillas y botas cerradas especiales para motociclistas. Se recomienda contar con un claxon funcional para hacerse notar cuando así se requiera.

4.- Ambas manos deben ir siempre en el manillar. El acelerador debe utilizarse con cautela, sobre todo en las motos potentes ya que la rueda delantera puede levantarse del piso o la trasera puede perder adherencia.

5.- La frenada a bajas velocidades (no más de 30 kilómetros por hora), debe hacerse con la rueda trasera únicamente, para tener un mejor control de la motocicleta. A más de 30 kilómetros por hora, se debe frenar gradualmente con ambos frenos. Al frenar se produce una transferencia de peso a la llanta delantera dándole mayor adherencia y por consecuencia la posibilidad de una mayor fuerza de frenado.

6.- La conducción debe ser lo más predecible para el resto del tránsito. Conducir en línea recta y evitar zigzagueos mejora considerablemente la seguridad. Cuando se circula en carriles de extrema izquierda o derecha, hay que tener cuidado con los autos que dan vuelta, ya que probablemente no hayan visto la motocicleta y le cierren el paso al momento de girar.

7.- Conducir detrás de un camión o vehículo pesado no es bueno, ya que la visibilidad adelante es nula, por lo que si el vehículo de adelante frena o realiza alguna maniobra de emergencia es probable que no haya espacio o tiempo suficiente para reaccionar.

8.- Nunca se debe circular demasiado cerca del auto que rueda delante de nosotros, guardar la distancia apropiada puede ser la diferencia para evadirlo en caso de ser necesario, por ejemplo: si el auto frena bruscamente (por lo menos 2 segundos de distancia).

9.- Algunas superficies pueden no tener adherencia óptima, tal es el caso de las metálicas y las que estén cubiertas por pintura (flechas y líneas divisoras de carriles), y la situación empeora cuando están mojadas; cuando hay tierra suelta sucede algo similar. Las primeras gotas de lluvia, al igual que las primeras lluvias después de un periodo largo en el que no ha llovido, también requieren de precaución, es ahí cuando se mezcla suciedad con agua y la adherencia se reduce considerablemente.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar