Motos custom

Sportster Iron 883 a prueba

Cuando escuchamos el concepto de ‘modelo de entrada a la gama’ nos remonta a los autos más austeros y con poco equipo de serie que favorecen un menor precio. En el caso de las motos la gama de entrada son unidades de 100cc a 250cc, de corte urbano y poca potencia pero eso no pasa en Harley Davidson ya que con todo el espíritu estadounidense todo debe ser mucho y ostentoso.

Por ello la moto de entrada al mundo Harley Davidson es de 883cc, pesa 260kg tiene una longitud de 2.255mm, cuenta con un motor de inyección electrónica de combustible de 60hp y un par motor de 74 Nm, lo cual no es poco y si bien es una moto sencilla der manejar no necesariamente es para principiantes.

Cabe destacar que la moto que probamos contaba con un alto grado de personalización, algo que quiso mostrar la agencia de la marca perteneciente al Grupo BMC ubicada en Santa Fe, en la Ciudad de México. Para comenzar contaba con nuevos puños de aluminio en el manubrio perforados y pintados de color negro, dicho juego también estaba presente en los posa pies y pedal de freno y cambios. El asiento para dos personas con respaldo también es nuevo, así como la luz delantera de LED de alto resplandor, que vaya que era útil en la noche.

Lo anterior se combina con el color negro mate, ya que ésta es la particularidad del modelo Iron, ocupando dicha tonalidad, aunque también se encuentra un tono azul. El conjunto llama la atención, ya que ‘la oscuridad’ sólo se ve interrumpida por los escapes cromados y algunos detalles del motor y tijera de suspensión.

Pero, pasemos a los que nos atañe, ¿Qué tal se maneja? Tuvimos la oportunidad de hacer un viaje rápido en los alrededores de Toluca, con carreteras sinuosas, algo destruidas, un poco de tierra y claro tramos de autopista de cuota.


La Iron es pesada, el centro de gravedad es bajo (735mm, altura del asiento), permitiéndonos en todo momento tener los pies apoyados al piso cuando nos detenemos; lo anterior puede sonar a algo malo, pero no es así ya que nos brinda mucha estabilidad y con todo y el largo de la moto es fácil de maniobrar en espacios cerrados o en el tránsito diario.

Cuando llegamos a la parte sinuosa de la carretera, creíamos que al inclinarnos rasparíamos los costados, pero no fue así ya que no necesita mucho movimiento lateral para dar vuelta ya que se apoya muy bien con la dirección del manubrio. La caja de cambios (6 velocidades) tiene relaciones muy largas, pensadas principalmente para la carretera, lo cual nos mantiene jugando entre la primera y tercera en tramos cortos.

La respuesta del motor es contundente gracias al par motor, y la recuperación en altas velocidades es buena. Posiblemente los puntos débiles de la Iron es la altura, ya que puede ser una molestia dentro de una ciudad llena de topes como la nuestra, los cuales debemos atacar con mucho cuidado; dicha altura también afecta la suspensión que tiene menos recorrido, y por ello nuestra espalda (y donde termina la misma) resentirá toda imperfección del camino. Si bien no es en sí, un problema de la moto, si lo es de el lugar donde circule.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar