Noticias

Crisis en la Industria Automotriz por autos ilegales

 

Las asociaciones de la industria automotríz mexicana advierten de la crisis que se puede dar en el secto de no cesar la entrada indiscriminada de vehículos ilegales al país ya que ocasionará cierre de empresas, pérdida de empleo, daño ambiental, registro vehicular trunco e inseguridad.

Las asociaciones de la industria automotríz mexicana advierten de la crisis que se puede dar en el secto de no cesar la entrada indiscriminada de vehículos ilegales al país ya que ocasionará cierre de empresas, pérdida de empleo, daño ambiental, registro vehicular trunco e inseguridad.

Por lo que emitieron un boletin informativo la Asociación Méxicana de la Industria Automotriz (AMIA), Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT), Industria Nacional de Autopartes (INA) y Asociación Nacional de Comerciantes de Autos Usados (ANCA), en el que fijan su posición al respecto.

Pidieron que la apertura a la importación libre de aranceles a partir del 2009, contemplado en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), debe diferirse. «A lo largo de más de 25 años, el tema de la internación de los autos usados procedentes de Estados Unidos ha sido objeto de análisis, debate y decisión en el ámbito de los tres Poderes de la Unión, que han adoptado periódicamente distintas medidas, fundamentalmente en épocas preelectorales, dirigidas a la regularización de las unidades introducidas ilegalmente».

Organizaciones sociales, de origen rural en un principio, asumieron la bandera de la importación de usados como un tema de «reivindicación social», ya que supuestamente era en beneficio de quienes no tenían la posibilidad de adquirir vehículos nuevos.

Sin embargo, la intermediación de agrupaciones gestoras para la internación de los autos usados norteamericanos, «no es otra cosa que ‘la venta de protección’ en favor de sus adquirentes, para que no se apliquen a tales vehículos las disposiciones jurídicas en materia de importación, seguridad pública y tránsito vehicular», afirmaron las asociaciones.

La industria automotriz organizada ha condenado la internación de los vehículos usados provenientes, principalmente de los Estados Unidos, argumentando graves daños al medio ambiente, a la seguridad jurídica, pública y física de transeúntes y conductores y a la inversión y el empleo formal de este sector de la economía.

El comunicado afirma que deberían normarse las decisiones gubernamentales para la importación de vehículos usados, sobre todo, ante el inicio del proceso de desgravación arancelaria, previsto en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, lo que, en términos prácticos, se traduce en que a partir de 2009 hasta 2019 se irá permitiendo, gradualmente, la internación legal, sin permiso de importación y sin aranceles, de autos y camiones usados, cada vez de menor antigüedad.

En 2009 serán unidades de por lo menos 10 años, en 2011 de 8 años, en 2013 de 6 años, y así sucesivamente, hasta 2019 en que ya serán vehículos con un año de antigüedad a la fecha de importación.

Entre los problemas que destacan las asociaciones de la importación de unidades usadas a México destacan:

– Mayor contaminación. Entre más vieja sea la unidad, más obsoleta es su tecnología y más contamina.

– Mayor número de accidentes por las condiciones físico-mecánicas de los vehículos, con las consecuentes lesiones y pérdida de vidas humanas.

– Incremento en el ambiente de inseguridad pública que existe en diferentes entidades federativas, pues se han identificado vehículos importados “legalmente” que han sido instrumento en la comisión de ilícitos o que fueron robados en el vecino país del norte.

– Pérdida de empleos formales. Entre los fabricantes de auto partes, vehículos ligeros y pesados, sus redes de distribución, y los comerciantes formales de autos usados, hay más de 850 mil empleos directos y formales.

«El problema tiene, como se advierte, muchas aristas. Lo cierto es que, hasta la fecha, no  ha tenido una solución de fondo, que concilie el cumplimiento de las prioridades nacionales en cuanto a medio ambiente y seguridad jurídica y pública, con las expectativas de grupos sociales que no han tenido acceso a este tipo de bienes nuevos en el país», agregó el comunicado.

En este mismo tenor, apuntaron que “resulta lamentable que México no tenga, como sucede en los países socios comerciales del nuestro, un programa de cobertura nacional para la verificación tanto de las emisiones contaminantes como de las condiciones físico mecánicas de los vehículos en circulación, incluidos los usados importados”.

sobre el procedimiento y los requisitos que, en su opinión, debieran aplicarse en la importación de automotores usados, todos reconocieron la imposibilidad de que las autoridades aduaneras realicen la revisión de la documentación de cada unidad y practiquen su inspección física, en atención al volumen de los cruces que se dan diariamente en la frontera norte.

Los dirigentes indicaron que, precisamente, por tal imposibilidad, es sumamente urgente que se defina e instrumente la metodología de valuación de las unidades a importar, pues actualmente se introducen con precios inferiores a los reales, mermando la base del cobro de los impuestos.

César Flores Esquivel, presidente de la AMIA, dijo que el sector automotor del país ha encendido los focos rojos… El sector automotor es un inversionista permanente en el país, y que sólo en los últimos diez años ha invertido más de 10 mil millones de dólares… La principal amenaza para 2008 y años posteriores es la caída del mercado interno, derivada de las importaciones de vehículos usados, que en los dos últimos años han rebasado las cifras de ventas de vehículos nuevos.

Por su parte Juan José Guerra, presidente de la ANPACT, señaló que México no está preparado para abrir las fronteras a vehículos pesados en 2009, pues la poca normatividad que existe para el cuidado de la seguridad y el medio ambiente no se aplica por falta de infraestructura… A partir de 2009, habrá una enorme presión sobre nuestra frontera norte, para la importación de unidades usadas estadounidenses, calculada en alrededor de 500 mil vehículos anuales con una antigüedad de 18 a 24 años, unidades «chatarra», en tanto que la estimación de la comercialización en el país, para ese mismo año, es de 48 mil unidades, aproximadamente. 

José Gómez Báez, presidente de la AMDA. explicó que del estancamiento podemos transitar rápidamente a la crisis del mercado interno, pues las ventas no sólo han permanecido estáticas en los años recientes, sino que disminuyeron 3.5 por ciento en 2007, con relación a 2006, lo que, en términos absolutos, representó la disminución de casi 40 mil unidades, y el mes de enero no arroja elementos que permitan presumir la recuperación durante 2008… Si no se establecen controles en la importación de autos usados, el país seguirá perdiendo competitividad y heredaremos a las próximas generaciones un pasivo ambiental de proporciones gigantescas, que será muy difícil revertir.

En lo que se refiere a el presidente de la INA Ramón Suárez, consideró que a raíz del decreto presidencial de agosto de 2005, que no sólo permitió la regularización de automotores introducidos ilegalmente, sino que, además, adelantó la apertura comercial de las unidades usadas, al amparo del TLCAN, se han introducido a México más de 2.8 millones de unidades, lo cual representa una grave contingencia ecológica, pues en su mayoría son vehículos con gran obsolescencia tecnológica, que generan alrededor de 10 millones de toneladas de CO2, 200 mil toneladas de hidrocarburos no quemados y más de 550 mil toneladas de monóxido de carbono, con graves afectaciones a la salud pública… Voces autorizadas, con respaldo científico, que han estimado que la emisiones de los vehículos automotores en mal estado contribuyen del 50 al 75 por ciento en la producción de los gases efecto invernadero.Par

Para finalizar estos puntos de vista arlos Jiménez Trujillo, dirigente de la ANCA, aseveró que por la competencia desleal que representa la importación de los autos usados, han cerrado 90 empresas formalmente establecidas, en distintas partes del país lo que ha favorecido el establecimiento de lotes por todas partes, en los camellones, en la vía pública, a pie de carretera, lotes -si así se les puede llamar- que no pagan impuestos ni ofrecen ninguna seguridad jurídica a los consumidores

 

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Cerrar