Noticias

La AMIA pide a las autoridades del país encontrar soluciones que contrarresten los efectos del COVID-19

Ante la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, la industria automotriz y todos quienes forman parte del sector (armadoras, distribuidores, proveedores) conscientes de proteger la salud de sus colaboradores, familias y la comunidad en general, han tomado acciones  concretas para mitigar los efectos de la pandemia, con lo que mostramos el compromiso firme del sector en la adopción de medidas de prevención sanitaria.

Este contexto, también afecta de manera muy importante las operaciones de la industria, poniéndola en una situación crítica con la ampliación de un periodo de depresión del mercado interno, condicionando seriamente los resultados futuros de este sector estratégico para el país, el cual representa el 3.8 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) nacional y 20.5 por ciento del PIB en el sector manufactura.

Las medidas adoptadas por las autoridades federales y estatales, así como por las empresas fabricantes y distribuidoras de vehículos al realizar paros técnicos, con el objetivo de reducir las actividades al mínimo y proteger la salud y bienestar de los colaboradores; tendrá una caída tanto del mercado interno como el de exportaciones, sin precedentes en toda la historia, de más de 90 años, del sector en México.

Ante esta situación, es claro que la crisis por el COVID-19 traerá consigo incertidumbre relacionada con la permanencia o posibles reajustes de la planta productiva en la industria, que hoy constituye cerca de 980 mil empleos directos y de la que dependen poco más de 3.6 millones de mexicanos.

La Asociación Mexicana de la Industria Automotriz, A.C. (AMIA), a nombre del sector y ante el valor fundamental que representan para todos nuestros colaboradores, dieron a la tarea de definir posibles soluciones que favorezcan salidas positivas a esta compleja situación. Para que estas medidas puedan concretarse, es esencial trabajar en conjunto con las autoridades federales y estatales para impulsar políticas públicas integrales que sumen a la resolución de la contingencia.

La relevancia de la industria automotriz es un generador de empleo, transferencia de tecnología y atracción de inversiones. Pero también la aportación de la industria es un apoyo necesario e indispensable para conservar los servicios de emergencia, así como los servicios básicos que requiere la sociedad.

Con el fin de seguir cumpliendo con el compromiso, que han tenido a lo largo de su historia, para sumar al desarrollo social del país, y que hoy se traduce en el bienestar de 980 mil empleos directos, beneficiando de manera indirecta a más de 3.6 millones de personas. Necesitan del apoyo de las autoridades federales y estatales para que juntos puedan mantener esta fuerza laboral. Por consiguiente, solicitamos:

Política fiscal

Apoyar a los colaboradores afectados por los paros técnicos con créditos fiscales por un monto equivalente al 50% de sus salarios.

Acordar con las autoridades estatales la aplicación de tasa cero de impuesto a sueldos y salarios mientras perdure la crisis.

En caso de un inevitable reajuste de la plantilla laboral, apoyar con becas a los obreros que sean separados de su trabajo en tanto se recuperan los niveles de producción previos a la crisis.

Acelerar la devolución del IVA.

Posponer los términos para la declaración anual de impuestos.

Reanudar la práctica de la compensación universal.

Acelerar la depreciación de activos con el fin de promover las inversiones.

Para salir adelante ante esta situación, que como sociedad nos compite a todos, y asumiendo, como siempre, la responsabilidad con impulsar acciones que apuntalen al desarrollo de México. Es importante tomar medidas a mediano y largo plazo para reestablecer el rumbo de la economía y del bienestar social:

Comercio Exterior

T-MEC. – Reconsiderar la fecha de entrada en vigor de las Reglamentaciones Uniformes y la Regla de Origen Automotriz, hasta el 1 de enero del 2021, con el fin de darle tiempo a la industria para poder implementar las medidas de esta nueva reglamentación.

Asegurar la operación continua de las aduanas para garantizar el flujo de mercancías de importación y exportación.

Necesitamos medidas que ayuden a reactivar al mercado interno, por lo cual solicitamos que se refuercen las medidas regulatorias a la importación de vehículos usados y vehículos ilegales, los cuales son alto riesgo para el círculo de valor de la industria.

Apoyo financiero a la cadena productiva

Apoyo financiero, a través de créditos blandos, a pequeñas y medianas empresas de la cadena de proveedores, pertenecientes al sector manufacturero, con el fin de estabilizar la operación de cada uno de ellos, quienes suman alrededor del 85 por ciento de empleos que genera la industria en el país.

Cambios a las Normas Oficiales Mexicanas

Acordar un calendario razonable para la revisión de las Normas Oficiales Mexicanas, con el fin de enfocarnos en estos momentos en los principales desafíos que estamos enfrentando como país.

Incentivos planteados previamente para la reactivación del mercado interno

Incrementar la deducibilidad en el Impuesto Sobre la Renta hasta 350 mil pesos en la adquisición de vehículos.

Exentar al menos un año del pago del ISAN.

Es importante contar con medidas a corto y mediano plazo, por lo cual proponemos firmar un Acuerdo Nacional entre el sector y el gobierno para que en conjunto podamos hacer frente a esta recesión global y nacional, detonada por el COVID-19.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar