Noticias

Podría incrementarse cerca del 35% la incidencia de accidentes vehiculares en época de lluvia

Cesvi México dice que es necesario incrementar las precauciones en este periodo del año

 

No obstante la reducción en los niveles de accidentes en México derivada de la imposición de límites de velocidad en diversas entidades del país, en tiempo de lluvias el número de percances viales puede llegar a aumentar hasta en un 35%.

Lo anterior con base en análisis del Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes, por lo que Cesvi México dice que es necesario incrementar las precauciones en este periodo del año, ya que el 75% de los accidentes vehiculares producidos durante la conducción en lluvia son perfectamente evitables.

El Centro de Experimentación y Seguridad Vial México establece que tres de cada cuatro muertes ocurridas en estas circunstancias se deben a imprudencias del conductor, por lo que es necesario conocer mejor los riesgos viales que se presentan durante los distintos periodos de una precipitación.

En los primeros 10 minutos de cualquier lluvia, explica el centro especializado, se generan demoras, congestionamientos y el caos vehicular, así como los impactos entre las unidades.

Es necesario tomar conciencia de que al llover, el agua se mezcla con la suciedad y el aceite del pavimento, creando las condiciones perfectas para derrapar, por lo que la mejor forma de evitar lo anterior es reducir la velocidad.

En lluvia intensa, es común la pérdida de adherencia y respuesta del vehículo. El agua forma charcos en algunos sitios de la vía y por lo tanto es necesario mantener firme la dirección y no tratar de corregir o frenar estando en la zona de baja adherencia.

Si al circular el agua no es correctamente despejada por debajo del neumático, explica Cesvi, cualquier acción de frenado producirá el bloqueo e inevitablemente provocará el  llamado aquaplaning.

Por otro lado, velocidades de rotación superiores a la posibilidad de despeje del agua también podría generar que el neumático se monte en la superficie del agua, situación muy común en accidentes donde participan vehículos con los neumáticos con excesivo desgaste o circulando a muy alta velocidad.

Adicionalmente, cuando el agua choca contra el parabrisas se reduce la visibilidad, ya que se produce condensación de vapor y empañamiento del parabrisas por dentro. En estos casos hay que mantener las luces encendidas, usar el aire acondicionado para desempañar y mantener limpios los vidrios y, si la situación lo requiere, encender las luces antiniebla.

En lo posible se debe seguir la huella del coche que nos precede porque de esta forma se disminuye el riesgo de aquaplaning y aumentar la distancia con respecto al vehículo que va adelante.

En resumen, las recomendaciones son:

  • Reducir la velocidad.
  • Con piso mojado hay que aumentar la distancia con respecto al vehículo que va adelante.
  • Mantener un nivel de atención y precaución extra.
  • Realizar desaceleraciones suaves y progresivas.
  • En caso de mucha lluvia, encender las luces antiniebla delanteras y traseras.
  • Controlar asiduamente presión y estado de los neumáticos.
Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Cerrar