Reportuning

¿Por qué han cambiado los espesores de las láminas en la carrocería del automóvil?

Durante el siglo XX, el diseño automotriz estuvo condicionado a los materiales existentes, a los conceptos de seguridad pasiva y a las legislaciones de cada país.

Si en un momento quisiéramos mencionar las grandes diferencias entre los automóviles modernos y los de mediados del siglo pasado, tendríamos que iniciar por los conceptos de seguridad, ya que se pensaba que un elemento rígido y robusto tendría mayor resistencia a los impactos, por lo cual protegería de mejor forma a los ocupantes. Esta forma de pensar ayudó a la concepción de vehículos con piezas robustas, pero principalmente con espesores de lámina muy gruesos.

Volvo PV 801

Necesidades estructurales

Hoy en día los fabricantes automotrices disponen de una gran variedad de materiales que ofrecen grandes beneficios a la estructura de la carrocería, con ellos han llegado a diseñar vehículos que combinan acero, aluminio y plásticos cuyos niveles de seguridad han mejorado significativamente.

Sin embargo, hoy en día, el material más utilizado en la construcción de automotores es el acero igual que en los primeros años de la industria, ya que cuenta con características como resistencia, elasticidad, maleabilidad y bajo costo de producción.

Ahora bien, debido a las exigencias públicas y privadas para diseñar automotores más seguros, los fabricantes han tenido que utilizar diversas aleaciones de acero en la estructura de los autos al igual que procesos de mecanizado o de tratamiento químico para incrementar su capacidad elástica. De esta forma, tanto el armazón como las piezas exteriores ayudan a tener mejores rendimientos en la absorción de la energía al momento de una colisión, apoyando al correcto funcionamiento de los elementos de retención programada como los cinturones de seguridad, bolsas de aire, pretensores pirotécnicos, entre otros.

Si a este hecho agregamos la necesidad de la deformación programada, estas aleaciones se vuelven la mejor opción para la fabricación de los elementos de la carrocería, contribuyendo a tener carrocerías con espesores más pequeños, pero con más resistencia que el acero dulce (sweet steel) que se usaba anteriormente, obteniendo un considerable beneficio en la relación peso-potencia del automóvil, disminuyendo el consumo de combustible.

Tipo de acero

El acero empleado en el automóvil es de aleaciones con boro, carbono, magnesio, silicio y algunos elementos más, que se adaptan también con procesos de cambios térmicos, los cuales modifican sus características mecánicas de resistencia, elasticidad y maleabilidad.

Regularmente, los aceros utilizados para las láminas internas serán de alto límite elástico para dar una mayor cantidad de rigidez a los elementos de estructura y los elementos exteriores o lienzos son de acero dulce por tener una gran cantidad de maleabilidad; característica que ayuda a tener formas más estéticas las cuales le dan al vehículo sus formas distintivas.

Necesidades aerodinámicas

El uso del acero dulce en los lienzos exteriores es un factor importante para poder tener esas líneas estéticas que le agradan al consumidor, además de dar el carácter al automóvil en función de la personalidad de su futuro dueño elegancia o deportivismo, pero no solo son esos factores a los que beneficia, ya que también aporta a los ingenieros grandes oportunidades para mejorar con estas formas el flujo y el peso aerodinámico del automóvil, desarrollando mejor estabilidad de manejo, menor consumo de combustible con las consecuente disminución de gases de efecto invernadero.

 

La tecnología detrás del espesor de lámina

Los aspectos mencionados anteriormente son las necesidades a las que las marcas automotrices le han dado soluciones, pero detrás existe un enorme trabajo de todos lo involucrados para generar este cambio tecnológico del que hoy como usuarios de un automóvil somos beneficiarios.

Ahora bien, para quienes nos dedicamos a la reparación de la carrocería, implica que debemos estar bien informados y capacitados, ya que la intervención de las carrocerías modernas implica no modificar sus características de origen, preservando las bondades del acero, del aluminio y de sus respectivas aleaciones.

“Dejemos en claro entonces que un espesor delgado en una carrocería no representa debilidad al automóvil.”

 

Los espesores delgados y el taller de colisión

De ahí que sea necesario utilizar en el taller equipos que nos permitan dejar  la estructura en las dimensiones originales, y efectuar reparaciones en frío, evitando utilizar calor al estirar o al conformar la lámina, respetando en todo momento los espesores originales, sin utilizar discos de fibra o lija con alto poder de abrasión.

Por lo tanto, contar con bancos de estiraje, un equipo spotter, herramienta neumática de corte, discos de nylon entre otros, se vuelven indispensables; asimismo, tener al personal capacitado para que pueda utilizar estos equipos en el taller es igualmente importante.

Para colaborar en este último punto, Cesvi México cuenta con un robusto programa de capacitación diseñado para los técnicos carroceros se actualicen en temas de conformado de lámina, soldadura, medición y estiraje además de otros temas fundamentales optimizar tiempos y recursos del centro de reparación de colisión.

Fuente: Autobody Magazine

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar